Tripode camara

Los trípodes, accesorios imprescindibles para la estabilidad de tus fotos

Los trípodes o tripies son accesorios de tres patas y parte superior circular o triangular, que permiten estabilizar un objeto y evitar el movimiento propio de este. La palabra se deriva de tripous, palabra griega que significa ‘tres pies’.

La ventaja principal del uso de un trípode es que, independientemente de su construcción y la superficie de apoyo, todas sus patas apoyan siempre. Esto los hace sumamente estables y adaptables a cualquier terreno, otorgándoles transportabilidad.

Se usan en diversas situaciones, desde mesas, banquetas o marcos para sostener otros elementos (Trípode (mueble)), hasta para sostener instrumentos de precisión o que por su uso requieren estabilidad, como pueden ser cámaras, telescopios, teodolitos, etcétera.

TIPOS DE TRÍPODES

Te mostramos un resumen de los tipos de trípode que existen actualmente.

Trípodes para cámaras fotográficas

  • Gama baja. Suelen ser de aluminio o plástico y no tienen partes separables. 
  • Gama media (ligeros). Aquí encontramos trípodes que buscan el equilibrio entre estabilidad y ligereza. Pensados para viajes o fácil transporte. Según el precio los encontrarás con rótula que se puede separar o del tipo anterior, que forman un todo indivisible. Este podría ser un buen ejemplo de trípode de gama media.
  • Gama media alta. Son más robustos y permiten una mayor capacidad de carga. Pensados para trabajar por ejemplo con teleobjetivos. Este, por ejemplo, puede soportar hasta 9kg
  • Minitrípodes o de bolsillo: pensados para llevar siempre encima y poder poner la cámara sobre una mesa, una roca o el suelo, por ejemplo. No soportan demasiado peso, aunque puedes utilizarlos con una réflex. Este, por ejemplo, soporta hasta casi 3 kg.
  • Minitrípodes flexibles: básicamente como el anterior pero cuyas patas puedes doblar o enredar en una rama. Se pueden utilizar con réflex, compactas, móviles o GoPro.
  • Monopie: a medio camino entre la mano alzada y el trípode, tienes el monopie que ofrece más estabilidad que disparar a pulso pero más libertad de movimientos que el trípode. Ideales para fotografía de deportes y de fauna.

Tripode de laboratorio

En química y en laboratorio, se utiliza cuando no se tiene el soporte universal para sostener objetos con firmeza. Es ampliamente utilizado en varios experimentos. La finalidad que cumple en el laboratorio es solo una, ya que su principal uso es como herramienta de sostén a fin de evitar el movimiento. Sobre la plataforma del trípode se coloca una tela de amianto para que la llama no dé directamente sobre el vidrio y se difunda mejor el calor.

Trípodes topográficos

Es el soporte para diferentes instrumentos de medición como teodolitos, estaciones totales, niveles o tránsitos. Cuenta con tres pies de madera o metálicas que son extensibles y terminan en regatones de hierro con estribos para pisar y clavar en el terreno. Deben ser estables y permitir que el aparato quede a la altura de la vista del operador 1,40 m – 1,50 m. Son útiles también para aproximar la nivelación del aparato.

Trípodes para telescopios

Son aparatos que permiten darle estabilidad a los telescopios en cualquier terreno. El trípode sostiene una montura sobre la que se coloca el telescopio. La función de la montura es ofrecerle libertad de rotación necesaria para su orientación.

Trípodes de anillos:

Son anillos de hierro con tres patas, que sirven principalmente para colocar vasijas al fuego. Se consideran accesorios de éste, los triángulos refractarios con tubos de gres, mallas metálicas y mallas de asbesto que se colocan sobre ellos.

Utilidad de los trípodes

Con la ayuda de un trípode es posible estabilizar los objetos en diferentes terrenos y cambiar cómodamente su altura, incrementándola si es necesario por encima de la estatura del usuario. Los trípodes diseñados para ser usados con cámaras de vídeo incorporan un nivel de burbuja que permite comprobar la horizontalidad necesaria para realizar panorámicas.

La cabeza del trípode debe poder moverse según tres ejes. Es ventajoso que cuente con una zapata que se fija a la cámara y un mecanismo de enclavamiento rápido que permita ensamblarla y desensamblarla para poder usarla en mano.Si se usan en estudios de grabación de cine o televisión, pueden ir montados sobre ruedas, para facilitar su traslado.

Partes de un trípode

Una vez que ya conocemos sus usos o utilidades, te presentamos las partes de las que se compone.

Paso de Rosca

El estándar actual sigue la norma ISO 1222:2010. El paso de rosca es del tipo 1/4-20 UNC para poder fijar cámaras de segmentos medios,​ o 3/8-16 UNC si se destina al uso con cámaras, teleobjetivos u otros accesorios de uso profesional. Algunos modelos disponen de un adaptador extraíble o retráctil 3/8-16 UNC sobre la rosca 1/4-20 UNC, lo que permite usarlo con ambos tipos de cámara.

Anteriormente, el estándar para fijar las cámaras antiguas pequeñas en su trípode era el paso 1/4-20 BSW​ y para cámaras grandes y fuelles «pan&tilt» era el paso 3/8-16 BSW. Los perfiles de rosca BSW y UNC son similares, por tanto se puede montar una cámara moderna en un trípode antiguo y viceversa.

Rótula

La rótula o cabezal es la parte que permite que puedas mover la cámara en diferentes direcciones sin tener que mover el trípode entero. Las hay de distintos tipos. Si compras un trípode con rótula intercambiable, tendrás la posibilidad de tener distintos cabezales y cambiarlo según el tipo de actividad sin necesidad de tener varios trípodes.

Esto es aconsejable cuando le vas a dar usos muy diversos, por ejemplo, lo mismo haces panorámicas que fotografía de acción con teleobjetivos. Si no es así, probablemente te valdrá con uno de rótula fija, que son más económicos. Ahora veamos los tipos de rótula que existen, más abajo verás una imagen de cada una:

  1. Rótula de bola (o balancín). Son sencillas, rápidas de usar y permiten flexibilidad de movimientos. Ideal para usar con teleobjetivos para sujetos en movimiento.
  2. Cabezal de tres ejes. Permite movimiento vertical y horizontal y está indicada para fotografía de paisajes, en estudio, macro o arquitectura. 
  3. Rótula de joystick. Es un tipo de rótula de bola, pero con un gatillo que permite mover en todas las direcciones. Tal vez sea la más cómoda y ergonómica, permite una gran libertad de movimientos por lo que es ideal para los que necesitan cambiar de encuadre muy rápidamente como en fotografía deportiva. El inconveniente es que no son las más precisas y tienden a perder estabilidad.
  4. Rótula panorámica. Es una rótula especial que permite realizar panorámicas y fotografías 360º.
  5. Rótula de cremallera. Permite la posibilidad de realizar movimientos milimétricos. Por ello son ideales, por ejemplo, para fotografía macro o con grandes teleobjetivos porque son más estables con equipos pesados.
  6. Cabezal 2D. Controlan el movimiento vertical y horizontal mediante un mango con la intención de obtener mayor fluidez en la grabación de vídeos. 

Patas

Son las que soportan el peso del trípode. Las hay que se pueden abrir de forma independiente, que son las más indicadas para terrenos irregulares; y las que se extienden a la vez, más indicadas para fotografía de estudio, por ejemplo.

Las patas suelen tener entre tres y cinco secciones. Se pueden abrir y cerrar con pestañas de cierre rápido o con un sistema de sujeción giratoria. El diámetro más adecuado de las patas para soportar un equipo de peso medio se encuentra entre 28 y 38 mm.

Respecto a los pies, donde acaban las patas, pueden ser de plástico o goma, más recomendados para interior. O metálicos de punta, para fijar en terrenos muy resbaladizos, como puede ser el hielo. También los hay que pueden cambiarse para adaptarse mejor a las distintas superficies, aunque suelen ser de gama alta.

Zapata

Es el elemento que sujeta la cámara e impide que se caiga. Algunos se enroscan directamente o con un sistema de acople rápido. La zapata se enrosca a la cámara y luego se acopla al sistema rápido. Es un sistema bastante más cómodo porque puedes dejar la zapata puesta en la cámara y no tener que estar enroscando cada vez. Este sistema rápido de acople puede ser de plástico o de un material más resistente. El inconveniente de los de plástico es que son menos resistentes.

¿QUÉ DETERMINA LA ESTABILIDAD DE UN TRÍPODE?

En un trípode la estabilidad es la función principal, por lo que es de vital importancia y va a definir directamente la calidad del mismo.

  • Peso: el peso es determinante en la estabilidad. Cuanto más pesado es un trípode más cuesta transportarlo y también es más estable. Si no lo vas a sacar de un estudio, está claro que te conviene que sea pesado. Si es para salir fuera debes valorar, si prefieres algo ligero porque lo vas a llevar siempre encima y recorrer largos caminos, tal vez te interese algo más ligero. Pero si quieres estabilidad por encima de todo, tu espalda tendrá que sacrificarse un poco.
  • Secciones: tener más de tres secciones afecta a la estabilidad de un trípode. Por otro lado, si es para viajar y la estabilidad no es la mayor de tus preocupaciones, debes tener en cuenta que a mayor número de secciones, más se plegará y quedará más compacto para meterlo en tu maleta.
  • Diámetro patas: si el diámetro es muy fino, afectará a la estabilidad, especialmente con equipos más pesados. Alrededor de los 30mm es un buen diámetro.
  • Columna central: cuanto más extiendas la columna central, más estabilidad restarás. Por lo que es conveniente un trípode que quede a tu altura cuando lo extiendas, porque si tienes que recurrir a la columna central para no tener que agacharte, perderás estabilidad.
  • Materiales: la calidad y dureza de los materiales también es muy importante, así como su acabado.
  • Topes de las patas: si tienes intención de meterlo en el agua y/o usarlos en superficies muy resbaladizas, es conveniente que puedas cambiar los topes de goma de las patas por clavos para que tengan un buen agarre al suelo. Aunque los topes de goma te servirán para la mayoría de las situaciones.

LOS TRÍPODES Y LA CALIDAD DE LOS MATERIALES

Como imaginarás o habrás podido comprobar, los trípodes pueden estar realizados con diferentes materiales:

  • Aluminio: ligeros y económicos, pero más inestables. Ofrece resistencia a la corrosión y suelen tener mejor relación calidad precio. No aptos para trabajar a temperaturas por debajo de los 0ºC. ¡Se te puede quedar la piel pegada!
  • Fibra de carbono: son los más caros, pero son también mucho más ligeros que los de aluminio y muy estables. Amortiguan muy bien las vibraciones y funcionan igual con condiciones extremas de frío o calor. Para compensar la ligereza de peso se usa el gancho para aportar más estabilidad y bajar el centro de gravedad. Mientras que en el resto de materiales las patas pueden tener distintas formas, en los de fibra de carbono suelen ser tubulares (forma de tubo) y con un sistema de sujeción giratoria en lugar de cierre rápido.
  • Basalto: su uso está menos extendido (por ahora). Comparte las características de la fibra de carbono, sin embargo, es más duro y más ligero.
  • Acero inoxidable: son muy pesados, están más pensados para los equipos de vídeo que para un uso regular.

OTRAS CARACTERÍSTICAS DE LOS TRÍPODES

Capacidad de carga: lo primero, y más importante, en lo que debes fijarte es en la capacidad de carga. Lo ideal es que aguante un poco más del peso de tu equipo. Pero tampoco mucho más de lo que tengas pensado agregarle, pues realizarás un gasto innecesario. Aunque este es un mal menor. Es peor idea comprar un trípode que aguante menos peso que el que tiene tu equipo, pues corres el riesgo de estropear el trípode y de acabar dañando el equipo.

Nivel de burbuja: necesarios para alinear la cámara con el horizonte. Los hay para encontrar un nivel general o de tres niveles que sirven para una nivelación más precisa en distintos planos.

Columna central: no es útil para paisajes, nocturna, panorámicas, arquitectura, deporte y fauna. Añade versatilidad mientras que resta estabilidad. Permite ganar en altura cuando la necesitas y resulta de utilidad en macro.

El tamaño plegado: si vas a viajar con él o caminar con él grandes distancias, también puede interesarte tener en cuenta cuánto mide una vez plegado. Esto dependerá de la altura del trípode abierto y del número de secciones.

Pies: la parte que apoya sobre el suelo, que sean de goma ayuda a que no se deslice por superficies lisas, con clavos que se agarre bien sobre superficies resbaladizas (como el hielo).

Gancho: si sueles hacer fotos a menudo con viento, el gancho a final de la columna central te permitirá colocar un peso adicional para aportar mayor estabilidad.

Asideros de neopreno: también pueden ser de otros materiales, como de goma. Su función es más pensando en ti que en la fotografía, pues están para que no se te congelen las manos al cogerlo cuando estés fotografiando con temperaturas muy bajas.

Diámetro de la bola: cuando se trate de utilizar el trípode con un equipo pesado, es importante que la bola de la rótula sea adecuada. Para que pueda soportar más peso será más grande, robusta y pesada.

Buena relación entre precio y prestaciones: recuerda, no es mejor el trípode más caro, ni el que más prestaciones ofrezca, sino aquel que cubra tus necesidades a un mejor precio.

Versatilidad/especificación: nadie mejor que tú conoce tus necesidades. Si eres un fotógrafo que experimenta con todo y realiza tipos de fotografías muy diferentes, te interesará un trípode más versátil aunque pierdas en precisión. Sin embargo, si tienes claro que lo tuyo es, por ejemplo, la fotografía macro y que solo de vez en cuando realizas otro tipo de fotos con trípode, mejor busca uno pensado para la fotografía macro. Y quien dice macro, dice paisaje, deportes, arquitectura o lo que sea que te quite el sueño.

Rótula fija o intercambiable: los trípodes caros son una gran inversión, son un accesorio que mantendremos seguramente durante mucho tiempo, por eso es frecuente encontrarse con trípodes de rótula intercambiable. Esto nos permite, al cabo de un tiempo, adquirir una nueva rótula si la actual ya no nos gusta, y así no tener que cambiar todo el trípode. Los más económicos, en cambio, son fijos. De todas maneras si eliges bien tu trípode puede que no necesites cambiar la rótula nunca.

Cada trípode es un mundo y para cada tipo de trabajo es necesario saber de qué material dispones. Siempre es fundamental conocer a fondo cada parte de tu material. Para ello no hay nada mejor que la práctica y la formación en el campo en que te desempeñas. En nuestro menú puedes encontrar selecciones con trípodes increíbles para todos los bolsillos y necesidades.

Mas de lo que te pueda interesar